Algo que me ayuda enormemente a integrar los distintos paradigmas que utilizo para acercarme al fenómeno de la sexualidad es considerar cada uno de estos paradigmas como un mapa de la realidad.

La realidad es enormemente compleja, un poliedro con innumerables facetas, sin duda inabarcable. Por eso necesitamos mapas para comprenderla. Cuantos más mapas tengamos a nuestra disposición, a más facetas de la realidad podremos acercarnos.

Uno de los mapas que utilizo en Medicina y Sexualidad Consciente es el de la Sexología Sustantiva, la ciencia encargada de describir, analizar y comprender el hecho sexual humano, es decir, el hecho de que los seres humanos somos seres sexuados. Como tales seres sexuados, experimentamos un proceso continuo de sexuación a lo largo de toda nuestra vida, nos vamos haciendo seres sexuados; sentimos y vivimos de forma subjetiva este proceso de sexuación (esto sería la sexualidad según la sexología sustantiva); nos sentimos atraídos por otros seres sexuados, es decir deseamos;  materializamos esta atracción en encuentros en los que ponemos en juego la amatoria; solemos relacionarnos en pareja y en ocasiones esta pareja se reproduce, creando hijos o proyectos. Es un mapa fascinante, en construcción y revelador de esta parte tan fundamental de ser humanos.

Otro de mis mapas favoritos es el del conocimiento tántrico de la Sexualidad Humana. En Tantra se considera que todos los seres humanos tenemos energía sexual, Kundalini, la energía vital. De nosotros depende despertar esta energía y dotarla de conciencia, ascendiéndola por los distintos chakras desde los inferiores a los superiores, todos igualmente importantes y necesarios. En este proceso podemos llegar a tener experiencias de conexión profunda con nuestras parejas sexuales o con el universo. Un mapa hermoso, milenario y lleno de sabiduría realmente útil para nuestras vidas. Un mapa espiritual.

Otro mapa, el que suelo utilizar menos, es el de la medicina. Este mapa nos da la localización exacta de nuestra anatomía y fisiología, de órganos, hormonas, redes neuronales… Es muy útil para afrontar algunas de las dificultades relacionadas con la sexualidad que están relacionadas con el funcionamiento patológico de nuestro cuerpo. Un mapa científico también en constante desarrollo.

Tres mapas que me orientan en el proceso de entender la sexualidad y las dificultades que en ocasiones se presentan. Tres mapas distintos pero igualmente útiles. Tres paradigmas que no tiene por qué estar enfrentados, al contrario.